5 mar. 2012

6. Insomnio y Azar

Estoy en silencio y en penumbra. Es de noche, no puedo dormir, tengo insomnio ¿Qué hace uno a mitad de la noche, sin sueño y nada importante que hacer o terminar? Estoy en mi cama, mirando al techo que apenas es iluminado por la luz exterior, sintiendo cómo desciende la temperatura poco a poco. A veces me resulta desesperante esta situación.

Enciendo la lámpara de escritorio, tomo lápiz y papel; me dispongo a escribir. Dejo que fluyan las ideas, los sentimientos. El papel se llena de frases, pequeños versos y algunos dibujos. Pronto me aburro. Aún queda mucho tiempo para que termine la noche. Enciendo la radio, con el volumen muy bajo para no despertar a nadie. Por lo menos acompañaré este tiempo con música. Bien podría leer un libro; sin embargo, no logro concentrarme. Solo pienso e imagino cosas.

Qué extraños hechos pueden llegar a suceder: ¿qué posibilidades hay de hablar con una persona cuya foto solo has visto en algún lugar de Internet? Imagina que un día, entras en una de esas redes sociales para conocer personas. Ahí encuentras la foto de alguien del sexo opuesto, parece agradable, le envías un mensaje para platicar con ella pero no te responde. Con el tiempo, te olvidas de esta red social. Más adelante, en tu vida cotidiana, conoces a una persona muy agradable, comienza a gustarte y empiezas a salir con ella. Un día entras de nuevo a esa red social. Revisas los mensajes que tenías y te das cuenta de que esa persona que no te respondió en aquella ocasión, es la misma con que estas saliendo actualmente, pero ¡cómo!, ni siquiera tenían amigos en común. ¿Será mera coincidencia?, ¿o el destino sí existe? Podría pasar en una película, pero ¿...en la vida real?

Dicen que nada existe por azar, al igual que nada se crea de la nada. Todo tiene una causa, y si tiene una causa, estaba predestinada a existir desde el momento en que la causa surgió. Pero esto no me es suficiente para entender el destino, ¿esto significaría, entonces, que no hay albedrio?. ¿Alguno de ustedes sabe qué es y cómo funciona el destino? Si les sucediera algo así, ¿cuál sería su reacción?  No cabe duda de que el insomnio sirve para reflexionar en muchas cosas, la mayoría, ociosas. ¿Es ocioso pensar en el destino y el azar?

No hay comentarios:

Publicar un comentario